Estás aquí: Inicio » Ahorrar dinero » Elegir una tarjeta de crédito

Elegir una tarjeta de crédito

El problema con el que se cuenta hoy en día es no saber que tarjeta de crédito elegir o que banco te conviene y terminas eligiendo la más cara del mercado.

Solicitas la tarjeta de crédito que menos te conviene debido a los siguientes factores:

  • A una amplia gama en la oferta de este tipo de medio de pago
  • A la falta de información
  • A que parece barato y fácil el plazo y forma de pago
  • A que no pagas anualidad

Sin embargo, la tarjeta de crédito se debe seleccionar en base a los siguientes criterios:

  • Comparar las tarjetas de crédito que sean similares en las diferentes instituciones financieras bancarias
  • Comparar las comisiones que se te cobran en las tarjetas de crédito
  • Comparar los intereses de cada tarjeta de crédito
  • Ver que seguros te ofrecen las tarjetas de crédito que has seleccionado y comparar los beneficios
  • También se deben de fijar los programas de recompensas que se les ofrece por el uso de la tarjeta de crédito
  • Ver que facilidades de pagos se te da la institución financiera bancaria que te ofrece la tarjeta
  • Es indispensable que se encuentre respaldada por VISA Internacional o por MasterCard
  • Que servicios adicionales se te ofrece

Realiza la comparación y la que resulte mejor es la que tramitarás, ya que será correcta tu elección.

Ahorrar en tarjetas de crédito

Cuando decidimos solicitar una tarjeta de crédito a un banco es importante que tengamos en cuenta que este plástico además de representar una posibilidad de financiación en cualquier negocio, representa una obligación que debemos asumir para no terminar pagando más de lo que tenemos pensado ahorrar.

Muchas veces nos quedamos en temas como las promociones a meses sin intereses o los descuentos en establecimientos comerciales.

Sin embargo, este es un error, es mirar el vaso medio lleno, porque lo más importante a la hora de contratar una tarjeta de crédito es analizar las comisiones y las tasas de interés, como también el tipo de cliente que somos y que ventajas ofrece para nuestro segmento.

Una de las mejores opciones que existen en el mercado es la de contratar tarjetas de crédito a través de Internet, y así evitar perder tiempo en las sucursales bancarias con papeleo molesto, de forma online, obtiene productos con ventajas financieras.

Además, esto se une con uno de los puntos que le comentábamos en un inicio, lo importante es escoger la tarjeta de crédito que mejor se adapte a nuestras necesidades.

Si lo que nos interesa es una TDC sin anualidad, podemos elegir este segmento, o si somos viajeros frecuentes, el abanico nos permite buscar un producto que sume millas o pasajes gratis a través de algún programa exclusivo o si eres un estudiante universitario, existen ofertas puntuales con ventajas en establecimientos educativos.

Algunas pautas que hay que tener en cuenta para que la tarjeta de crédito nos permita ahorrar:

  •  Detecte previamente para qué quiere su tarjeta.
  •  Asegúrese que los comercios no carguen un porcentaje a su monto final por la compra con tarjetas
  • Algunos sitios dan hasta una determinada cantidad de meses sin intereses. Superior a eso, comienzan a correr algunos pesos más.
  • Evite pagar intereses: Si no paga su resumen de cuenta a tiempo deberá pagar intereses muy altos en el Banco que no serán beneficiosos a fin de mes.
  • La tarjeta nos permite realizar compras en cuotas que de otra manera no serian posibles en contado.
  • Actualmente los bancos tienen una política de recompensa para los usuarios de tarjetas a los fines de asegurarse la permanencia de clientes.
  • Si se organiza es posible que pueda llevar un mejor control de sus gastos, tanto personales como familiares.

Es importante que no pague de más, las ofertas son muy amplias y los requisitos varían en función del tipo de tarjeta que elija.

¿Cómo aprovechar bien las tarjetas de crédito?

El uso de las tarjetas de crédito debe ser de manera responsable, usted se preguntará porque le decimos esto. Es muy simple, si como tarjetahabientes somos responsables en compras y pagos vamos a lograr una mejor administración de nuestra economía y por supuesto, ahorrar dinero.

Los factores que nos llevan a realizar un mal uso con las tarjetas son en primer lugar, las compras excesivas. Es decir, aquellos consumos que no son necesarios y que no tomamos en cuenta los precios.

Hacer un presupuesto nos ayudará a evitar una deuda con el crédito, de esta manera, podemos tomar en cuenta los egresos e ingresos, y decidir en qué podemos gastar.

Cancelar las deudas y ser “totalero” es otra de las medidas, esto significa que conviene abonar, antes de la fecha límite, el pago total de la tarjeta de crédito y no el pago mínimo, ya que genera intereses.

En los casos que un tarjetahabiente tenga más de dos plásticos, lo mejor es decidirse por uno, el que tenga la tasa de interés más baja o ventajas exclusivas.

Las tarjetas de crédito ofrecen beneficios, que si los utilizamos de manera inteligente, pueden colaborar a nuestro ahorro. Estos son:

  1. Promociones a meses sin intereses
  2. Puntos de programas exclusivos para canjear
  3. Millas
  4. Seguros
  5. Descuentos

Beneficios de un Programa de Recompensas

Es cierto que los bancos en México han crecido en cuanto a la cantidad de productos que ofrecen, las ganancias que consiguen y el número de sucursales que tienen en las diferentes ciudades de la República. Ahora bien, esta masificación de clientes ha llevado a que millones de mexicanos estén bancarizados gracias a cuentas de nómina (puerta de ingreso a la formalidad).

Formar parte del sistema financiero tiene sus beneficios (siempre y cuando tenga un buen historial de crédito) ya que podrán conseguir financiación de manera más fácil o disfrutar de medios de pagos que le permitan utilizar tarjetas de crédito y de débito para el titular y sus adicionales.

Dentro del segmento de clientes de medios de pago, los bancos tienen diferentes programas de recompensas, es decir que premian  la lealtad y fomentan la utilización de sus tarjetas de crédito con diferentes promociones.

Veamos como funcionan estos programas de lealtad, recompensas o fidelidad, como quieran llamarlos. Es una estrategia que ha dado resultados en los últimos años, si bien en muchos bancos esta modalidad no tiene costo, otras instituciones aplican un monto por pertenecer a estos privilegios, por lo tanto consulte antes de ingresar.

La metodología es muy similar en casi todas las entidades financieras. El cliente realiza gastos con su tarjeta de crédito y recibe a cambio un porcentaje de esa compra en puntos o millas que puedes canjear por artículos, dinero en efectivo, boletos de avión, bonificaciones en la anualidad del plástico, entradas de cine, cenas en restaurantes, estadías en hoteles, etc.

Sin embargo, no todas las tarjetas suman los mismos puntos, dependerá del contrato de cada banco y del tipo de tarjeta, no es lo mismo un clásica que una platino o una compra en dólares que una en pesos.

La progresiva evolución de este “gancho comercial” ha llevado a los bancos a mejorar los premios, para ello han creado catálogos exclusivos y ya hemos visto que lanzan ofertas puntuales para compras que participan de estos programas donde puedes utilizar una parte en dinero en efectivo y otro con los puntos.

Veamos algunas de los beneficios de estos programas de recomepansas

¿Pagos chiquitos o meses sin intereses?

La sociedad de consumo que habitamos nos lleva a gastar dinero constantemente. Las últimas tendencias en moda, los teléfonos celulares y tablets de última generación son una tentación constante. Todo está en las tiendas, en la tele, en Internet, en los centros comerciales, pero ¿cuáles son las opciones que tenemos para pagarlas sin hacer “locuras” financieras?

Las alternativas dependerán de la capacidad económica que tengamos, pero requiere de una mente fría y de dejar los impulsos consumistas a un lado a la hora de tomar una decisión y pensar seriamente como hacerlo de la mejor forma.

La más sencilla, pero que no todos disponen de esta salida, es el pago al contado del artículo en cuestión. Esto es para ricos o para cosas de valor medio o bajo. Si vamos a comprar un LED o una notebook, es difícil que tengamos todo el dinero en la mano. Las ventajas del pago en efectivo sin mensualidades es que podemos conseguir algún descuento, y no contraemos deudas.

Sin embargo, la mayoría de las personas comprar sus cosas a través de la financiación, es decir a crédito con tarjeta, pero aquí las variables son diferentes.

La que muchos utilizan tiene un riesgo importante, y casi invisible, son los llamados pagos chiquitos o pagos fijos que ofrecen mueblerías o tiendas departamentales. ¿Donde radica el problema? Estos pagos chiquitos muchas veces esconden altos intereses que se disimulan mensualmente, pero que a la larga vemos que terminamos pagando muy caro.

Esto puede ser visto de dos formas, cuotas livianas que permiten el pago sin retraso, o una interminable cantidad de mensualidades que muchas veces nunca se amortizan porque pagamos mucho mas de lo que realmente cuesta ese producto.

Una alternativa viable para los que escogen los pagos chiquitos es, en primer lugar comprar condiciones en diferentes establecimientos, intentar pagar un enganche, y luego financiar el resto a tasas más bajas, evaluar la posibilidad de pagar una cuota un poco más alta, pero menor cantidad de mensualidades. Cuidado con el pago mínimo de tarjetas de crédito.

Aquellos que optan por estos pagos chiquitos, suelen no tener acceso a los bancos, o su capacidad de crédito allí está saturada. Pero si cuentas con una tarjeta de un banco, puedes aprovechar la opción de las promociones de meses sin intereses.

Los bancos en México tienen acuerdos con las tiendas departamentales, agencias de viajes, etc para ofrecer meses sin intereses, aprovéchalo, es una alternativa de financiación de bajo coste, pero debes estar atento a ciertos aspectos.

En primer lugar, debes verificar que se tome como referencia un determinado precio de contado, diferido (dividido) a los meses que incluya esa promoción; en su caso, puede resultarte más económico que un esquema, que de entrada, considera determinado número de pagos chiquitos.

Es importante que tomes conciencia que en planes de meses sin intereses, el pago puntual evita cargar intereses; mientras que un esquema de inicio ofrece pagos chiquitos, implica pagos de un porcentaje.

Otra alternativa puede ser, la compra del artículo con tu tarjeta de crédito, en su caso, una recomendación puede ser escoger aquella en la que tengas un menor CAT (Costo Anual Total).

A continuación, les ofrecemos un ejemplo que realizó la Condusef  para ver la diferencia en los montos totales a pagar por una lavadora de 7kg, pagándola a pagos chiquitos y con tarjeta de crédito.

Ventajas e inconvenientes de pagar a meses sin intereses

Pagar a meses sin intereses es a priori una buena idea que nos permite financiar nuestra compra sin tener que abonar un importe mayor que el precio del producto. Tiendas departamentales y grandes almacenes ofrecen este servicio con gran aceptación por parte de los clientes.

En apariencia no existe ninguna contrapartida, en tanto que sencillamente nos limitamos a pagar nuestra compra de manera fraccionada. No obstante, el pago aplazado sin intereses presenta una serie de características no siempre ponderadas en su justa medida que conviene tener en cuenta antes de solicitar el servicio.

Como ya hemos tenido ocasión de señalar, las ventajas son evidentes: mayor comodidad, excelente financiación, posibilidad de adquirir más productos financiados… Generalmente este tipo de pago se suele concertar a 12, 18 o 24 meses vista, dependiendo del importe de la compra y de las características propias de cada producto.

Precisamente por ello, los especialistas recomiendan el pago aplazado en bienes de larga duración. En este sentido, computadoras que nos beneficiarán en el trabajo o electrodomésticos que ahorrarán energía son buenos ejemplos.

No obstante, para las compras más modestas y cotidianas, prestigiosos economistas mexicanos han coincidido en señalar que este tipo de pago genera un trastorno en los hábitos consumidores. Dado que al financiar nuestra compra no tenemos que hacer frente inmediatamente a los pagos pendientes, muchas personas aprovechan para comprar más y en consecuencia seguir endeudándose. Nuestra factura sigue y sigue creciendo, de tal manera que los pagos serán mucho más abultados y difíciles de abonar.

Al financiarse a meses sin intereses, las empresas son mucho más estrictas en el cobro de las mensualidades. De incumplirse los plazos de cobro, seríamos penalizados con distintas tasas que encarecerían notablemente el valor total de nuestra compra.

Por norma general, al retrasarse un pago el monto se convierte en deuda ordinaria, con sus consiguientes intereses. El pago aplazado queda asimismo desaconsejado para regalos de aniversario u otras celebraciones, en tanto que un año más tarde puede que aún tengamos mensualidades pendientes.

En cualquier caso, una persona organizada no debería tener mayores problemas para controlar sus gastos. En este sentido, conviene servirse de una tarjeta de crédito que exponga con claridad sus condiciones y que nos conceda mayor libertad de movimientos sin preocuparnos por comisiones inesperadas.

Pagar más del mínimo

Cuando realizas una compra con tarjeta de crédito bancaria o departamental recibes al mes un estado de cuenta, en el cual se te muestran ciertas cantidades como pueden ser:

  • Pago mínimo
  • Pago para no generar intereses
  • Saldo

Mes con mes los bancos o las instituciones en las que tienes las tarjetas de crédito te solicitan que realices un pago mínimo, el cual es sobre el saldo insoluto con el que cuenta la tarjeta hasta la fecha de corte.

En México casi siempre el pago mínimo corresponde al 10% de la deuda, pero por lo general el pago mínimo va desde el 3% hasta el 10%.

Error que tenemos todas la mayoría de las personas usuarias de las tarjetas de crédito es que el uso adecuado de la tarjeta de crédito es realizar la compra e ir realizando los pagos mínimos hasta liquidar la deuda, pero esto es un gravísimo error.

Cuando realizas el pago mínimo, solo estas cumpliendo con el pago que te exigen, pero tu deuda no disminuye mucho, ni reduce el tiempo que tardaras en pagarla, solo disminuirán los intereses que tienes que pagar.

Por eso es necesario que trates de pagar más del mínimo, para que con esto, puedas salir de deudas lo más pronto posible y que además tu deuda no se incremente de forma alucinante.

Si pagas un poco más del mínimo requerido, podrás ir reduciendo tu deuda financiera en gran medida.

Deja un comentario

Scroll To Top